Por qué los corredores impulsan algunas inversiones

Ojalá, en mercados turbulentos como estos, pudiera saber que su asesor financiero siempre actuará en su mejor interés.

A mediados de diciembre, el presidente de la Comisión de Bolsa y Valores, Jay Clayton, le dijo al Comité Bancario del Senado de los EE. UU. que los inversionistas no quieren que los brokers de inversiones o los asesores financieros tengan “incentivos ocultos o incentivos que son claramente inconsistentes con hacer una recomendación que sea de interés de sus clientes.”

Una regla que propuso la SEC el año pasado ayudaría a sacar a la luz algunos de esos incentivos ocultos, aunque las grandes firmas de Wall Street están presionando para diluirla.

¿Qué pasa con los incentivos de los que habló el Sr. Clayton que ni siquiera están ocultos?

Puede encontrarlos en los folletos de divulgación que las empresas de asesoramiento en materia de inversiones presentan a la SEC, conocidos como Formulario ADV Parte 2. (Debería poder encontrarlos para su asesor aquí).

Muchos de los principales agentes de bolsa, bancos y asesores financieros aceptan pagos de participación en los ingresos, es decir, sobornos legales que las empresas de fondos de inversión pagan para recompensar las ventas de determinados fondos. Estos pagos varían entre el 0,01% y el 0,15% de la cantidad invertida.

Esto da a las empresas un incentivo para favorecer a los fondos que comparten los mayores pagos de ingresos con ellos.

En una publicación, Morgan Stanley señala que los fondos con mayores comisiones de gestión realizan mayores pagos de reparto de ingresos: «Este hecho presenta un conflicto de intereses para que promocionemos y recomendemos fondos que tienen mayores comisiones de gestión».

Algunas empresas juran que anteponen sus intereses, pero limitan sus opciones.

Morgan Stanley y otras empresas dicen que mitigan estos conflictos asegurándose de que sus corredores no reciban una compensación de incentivos basada en la cantidad de ingresos compartidos que generan sus ventas. En las cuentas de asesoramiento, Morgan Stanley reembolsa esas comisiones a los clientes.

Lo que ganan los profesionales de la inversión de la firma, dice una portavoz, «no se ve afectado por el hecho de que la familia de fondos participe o no en estos programas».

Aun así, las propias firmas obtienen los ingresos extra. Tal vez por eso Morgan Stanley y otras casas de bolsa ya no ofrecen fondos de inversión de bajo coste de Vanguard Group, que no realiza pagos de reparto de ingresos.

Cuando Morgan Stanley recortó su menú de fondos, «tener acuerdos económicos consistentes con nuestros socios de gestión de activos» fue un criterio, dice una portavoz.

Algunas empresas juran que anteponen sus intereses, pero limitan sus opciones.

«El asesor generalmente limita su selección a los fondos afiliados a JPMorgan», dice una presentación de una unidad de gestión de inversiones de JPMorgan Chase & Co. «Con limitadas excepciones, el asesor no considera o sondea el universo de fondos no afiliados disponibles, aunque pueda haber fondos no afiliados que puedan ser más apropiados para las cuentas de los clientes o… tengan rendimientos históricos superiores».

Los responsables de JPMorgan no estaban disponibles para hacer comentarios.

Merrill Lynch, de Bank of America Corp., revela que gana más dinero con algunos fondos de inversión alternativos que con otros. Por lo tanto, dice Merrill, «podemos tener un conflicto de intereses» al seleccionar dichos fondos. La empresa trata de mitigarlo, entre otras cosas, no teniendo en cuenta esas comisiones adicionales a la hora de pagar a sus asesores, «aunque esas políticas y procedimientos no eliminan esos conflictos de intereses.»

Un portavoz dice que los asesores de Merrill «reciben una parte de la comisión basada en los activos que pagan los clientes, que no varía por tipo de producto o clase de activo.»

Varias firmas, incluidas las unidades de UBS AG y Citigroup Inc, revelan que a veces pueden examinar a sus gestores de cartera internos de forma diferente a como lo hacen con los externos.

Ir arriba