El primer smartphone cumple 20 años

En la actualidad muchos de nosotros no podríamos concebir la vida sin nuestro teléfono móvil inteligente. Por medio de estos dispositivos podemos revisar nuestro correo, navegar por la red, hacer transacciones bancarias o simplemente gastar nuestro tiempo libre jugando a alguno de los miles de juegos disponibles. Algunas de estas funcionalidades ya estaban presentes en el primer smartphone que apareció hace 20 años.

El primer teléfono inteligente no fue creado por las actuales empresas punteras del sector como Apple, Samsung o Nokia, sino que fue IBM cuando en agosto de 1994 lanzó al mercado su dispositivo móvil IBM Simon Personal Communicator, un equipo que contaba con unas medidas de 20 centímetros de largo y un peso de algo más de medio kilo.

 

Aunque se trata del primer dispositivo inteligente móvil, su paso por la faz de la Tierra fue muy discreto aunque se llegó a vender más de 50.000 unidades en los meses que estuvo disponible en los comercios. Son varios los factores que hicieron que este dispositivo no llegara a cuajar entre la población. El primero de todo fue su elevado precio, ya que se puso a la venta por unos 900 dólares, precio muy similar al que pueden tener hoy en día los iPhones. La época tampoco acompañaba, ya que las personas que requerían de este tipo de terminales eran mínimas y el despliegue de cobertura móvil no era el que podemos disfrutar en la actualidad. Por último estaba el tema de la batería, ya que tenía una autonomía de unos sesenta minutos.

Entre las muchas funcionalidades que ofrecía este teléfono, permitía poder revisar el correo electrónico, contaba con agenda y calendario además ofrecía programas descargables que permitía aumentar las funcionalidades del terminal, lo que hoy conocemos como apps.

Su diseño no fue nada revolucionario ya que montaba una pantalla LCD verdosa que podía ser manejada mediante un lápiz digital.

Hoy en día poco o nada tienen que ver los actuales smartphones con el IBM Simon, pero si que se puede considerar como el precursor de lo que hoy conocemos.

Ir arriba