Las pruebas de Microsoft garantizan la confianza, limpieza, interoperabilidad y rendimiento de Internet Explorer 9

insight 3

Captura de pantalla

Tras las 23 millones de descargas de la beta de Internet Explorer y las mejoras hechas en función de las necesidades de los usuarios, se espera que IE9 RC supere ese récord.

Si tomamos algo de distancia y observamos todas las tecnologías bajo el paraguas de HTML5 y la tendencia que marcan los desarrollos de aplicaciones web, nos dirigimos , si no estamos ya, a una web más enriquecida, que busca una experiencia de navegación más inmersiva. Como resultado, hay un nuevo cambio en cuanto a las exigencias a un navegador, evolucionando y contemplando como elementos de primer orden video, audio, animaciones, efectos… todos ellos elementos que necesitaban de un plugin para poder disfrutar de ellos y que ahora son parte de los pilares sobre los que se construye la web.

El navegador también ha evolucionado fundamentalmente en 4 aspectos:

  • confianza: el navegador ha de permitir una navegación segura y que dé la posibilidad de decidir sobre si queremos que nuestra huella se propague por internet;
  • limpieza: amplia el espacio para los sitios y facilita el acceso a ellos;
  • interoperabilidad: compromiso con los estándares, que asegure que todos avanzamos en la misma dirección;
  • rendimiento: velocidad, fundamental para que podamos disfrutar de los otros tres aspectos.

HTML5 engloba diferentes especificaciones para la nueva web. Entre todas ellas, podemos destacar dos organismos de estandarización, el W3C y ECMA. Bajo el W3C cuelgan diferentes Working Groups que se encargan de diferentes tecnologías: por ejemplo, el Working Group (WG) de HTML que se encarga de la especificación de HTML5, del API de Canvas; el WG de Web Apps se encarga del DOM, de la especificación IndexDB; el WG de CSS se encarga de la especificación de CSS3, etc. En cuanto al otro gran organismo, el ECMA, es el encargado de velar por ECMAScript / Javascript.

El hecho de que haya una especificación no es suficiente para que todos los navegadores se comporten del mismo modo: una única especificación puede dar lugar a diferentes interpretaciones y, por lo tanto, a diferentes implementaciones. Por eso, un mismo markup estándar puede verse de diferentes formas en diferentes navegadores. Para evitar estos problemas, junto con la especificación se proponen pruebas con las que los proveedores pueden verificar que la interpretación del estándar que están implementando se corresponde con lo que se espera inicialmente.

Microsoft continua con los esfuerzos que se iniciaron con IE8 y con las donaciones para las pruebas para CSS 2.1, HTML5, SVG, CSS3, Javacscript y otros importantes estándares web. A fecha de hoy, se han entregado más de 2800 pruebas y se siguen entregando nuevas continuamente.

Ir arriba