Vodafone One ofrece mejores condiciones a nuevos usuarios que a viejos

El grupo británico Vodafone sigue buscando la manera de no perder dinero. En los últimos días desarrolló maniobras para mantener precios altos para los clientes que ya tienen servicios contratados, para los nuevos usuarios las condiciones son mucho mejores

Fuente: Vodafone

Analicemos la siguiente realidad de algunos usuarios de Vodafone. Puede ser que tenga los servicios de teléfono fijo y móvil de Ono y Vodafone, y que algunos meses atrás se hubiera apuntado para la promoción que habilita un descuento del 30% en ambas facturas. Este supuesto cliente gasta 22 euros por la factura del teléfono móvil (Red M con 2,5 GB de capacidad y llamadas ilimitadas), y 47 euros por la conexión de fibra de ONO de 100 Mbps y TV Extra. Un total de 69 euros mensuales por dos facturas, nada mal.

Sin embargo podemos entrar en el sitio web oficial de Vodafone y consultar, mediante un configurador, un paquete de servicios muy similar (aunque con una velocidad mayor de conexión que asciende a 120 Mbps) y la disponibilidad de red wifi internacional de la empresa Vodafone, y el precio final es de 58,80 euros. ¿Cómo es posible que al estar tanto tiempo contratando los servicios de Vodafone le salga más barato a un nuevo cliente?

La prueba del call center

Si este cliente decidiera llamar a Vodafone para cambiarse a la nueva tarifa de Vodafone One no tendría mejor suerte. Los operadores telefónicos están entrenados para negarse a pasar a los clientes a la oferta más económica. Incluso te pueden llegar a decir “No sé lo que dice la página web. Yo solamente puedo ofrecerle este paquete”. Cuando se refieren a “este paquete”, se trata de servicios con configuración más costosas, casi 90 euros. En su afán de lograr mayores ganancias en Vodafone no te dejan cambiarte de tarifa, salvo a una más costosa.

Puedes intentar amenazando con darte de baja en el servicio, a veces funciona. Dependiendo del operador telefónico que te haya tocado puede que te intenten convencer de quedarte y te ofrezcan el servicio menos costoso.

De lo contrario, la única forma es darte de baja tanto en Ono como en Vodafone y después de un tiempo volver a llamar para que te permitan contratar la tarifa de Vodafone One. En definitiva, una vergüenza. Las operadoras telefónicas no saben que más inventar para seguir robándole dinero a los clientes. En vez de generar una relación de fidelidad con los clientes que ya llevan un buen tiempo usando el servicio, prefieren atraer nuevos clientes con estas ofertas que por un tiempo parecen excelentes, y luego se quedan desactualizadas frente a las posibilidades que se ofrece a nuevos usuarios.

No se trata únicamente de una medida realizada por Vodafone. Casi todas las operadoras de telefonía utilizan este tipo de medidas para mantener los precios altos de forma artificial. Muchas veces los usuarios que ya tienen algunos años de experiencia ni siquiera chequean los precios de ofertas y entonces no se dan cuenta de que, con su factura de 69 euros, les están quitando casi 10 euros por un servicio que ofrecen a precio más bajo a nuevos clientes.

Las operadoras siguen funcionando bajo amenaza

Fuente: Vodafone

Esta nueva etapa de críticas contra Vodafone One por sus precios bajos para clientes nuevos, contra los precios altos mantenidos de forma artificial en el caso de clientes con gran experiencia, demuestra que todavía las operadoras funcionan bajo amenaza.

Hasta que el cliente no dice que se va a dar de baja del servicio, los operadores no ofrecen soluciones más económicas para el usuario. Este tipo de prácticas es estresante para el cliente porque siempre tiene que recurrir a amenazar a la empresa antes de que reciba una oferta que, obviamente, es posible pero que desde la telefónica no le quieren ofrecer de buenas primeras.

Además Vodafone no está en su mejor momento. Los números de portabilidad del mes de abril demostraron que la empresa sigue perdiendo clientes. En abril se mejoró un poco la situación pero la pérdida de usuarios sigue estando alrededor de los 34,400 clientes. En ONO los números se muestran por separado, con una ganancia de 9600 clientes que permiten pensar en un futuro promisorio para la empresa que ahora funciona como parte de Vodafone.

La OMV Lowi, que también gana clientes para Vodafone, obtuvo 7400 nuevos usuarios en abril. Muchos de estos nuevos usuarios llegan atraídos por las ofertas especiales, pero sabiendo que en algunos meses les convendrá darse de baja porque los precios que ofrecen las operadoras siempre mejoran para usuarios nuevos, nunca para aquellos que deciden quedarse y usar fielmente la misma empresa durante varios meses.

Parece que la industria de la telefonía móvil todavía tiene algunas cosas que aprender si quiere dejar de estar en la mira de los clientes. Cada año se multiplican las críticas por el tipo de prácticas desleales que llevan adelante con sus clientes.

Ir arriba