Claves a la hora de elegir un monitor profesional para tu puesto de trabajo

monitor profesional

Para todas aquellas personas que se tiran parte del día delante de un ordenado, sea portátil o de sobremesa, para sacar adelante su trabajo, sería de gran ayuda contar con un monitor profesional que le permitiera disfrutar de una mejor calidad de imagen. En el mercado nos podemos encontrar muchos, por ejemplo el mateview gt de Huawei, un monitor con características que lo hacen único en el mercado.

A la hora de elegir este tipo de monitores profesionales, no todo el mundo requerirá de las mismas funcionalidades. No necesitará lo mismo un diseñador gráfico que un contable. Por este motivo, ¿qué se debería tener en cuenta a la hora de adquirir este tipo de monitores profesionales? Veamos algunas de las cosas más importantes a tener en cuenta.

Tipo de panel del monitor

Una de las características más importantes es el tipo de panel con el que está fabricado el monitor. De esto dependerá, en gran medida, la calidad de la imagen. Aquí nos podemos encontrar diferentes opciones.

  • Panel IPS: Son los mejores a la hora de representar el color, además de ofrecer un gran ángulo de visión. Perfecto para trabajar en equipo.
  • Panel TN: Son algo más económicos que los anteriores y están preparados para reproducir el color de forma exacta.
  • Panel VA: Se podría definir como un paso intermedio entre lo bueno y lo malo. Ofrece colores que podría considerarse como óptimos, además de buenos ángulos de visión.
  • Panel curvo: Estos paneles ofrecen un mayor campo de visión.

Profundidad y espacio de color

Esta característica es muy importante en aquellos profesionales que se dedican al diseño gráfico o edición de vídeo.

Cuando hablamos de profundidad de color, nos estamos refiriendo al número de bits utilizados para representar el color de un solo pixel. Cuando mayor sea el número de bits, mejores serán los colores.

Por otro lado, tenemos el espacio de color, que hace referencia a la forma de representar un espectro de color lo más real posible a como lo hace el ojo humano. Dicho de otra forma, es la cantidad de información que se utiliza para indicar el color de cada pixel.

Tamaño del monitor

Debido al gran número de ventanas que solemos utilizar cuando estamos delante del ordenador, lo más recomendable es hacer uso de un monitor que cuente como mínimo con 25 pulgadas. De todas formas, es importante tener presente que cuanto más grande sea el monitor, menos tendremos que fijar la vista, además de tener mucho más espacio para distribuir las ventanas de programas que tengamos abiertas.

Relación del aspecto de los monitores

Cuando hablamos de la relación del aspecto, nos estamos refiriendo a la forma de la pantalla, determinando si esta es cuadrada o panorámica. En la actualidad, la relación más habitual es la 16:9, pero también nos podemos encontrar la llamativa 21:9 y la espectacular 32:9 o 32:10 que lucen los monitores súper ultra panorámicos para favorecer la inmersión.

Resolución de la pantalla

Por último, es importante tener en cuenta la resolución de la pantalla ya que dependiendo de esta, la calidad de la imagen podría variar considerablemente. En el caso de los que trabajen con la edición de imágenes o vídeo, les interesará tener la mejor resolución posible. Existen varias resoluciones aunque algunas de las más habituales son 1080p (Full HD), 1440p (QHD o 2K) o 2160p (UHD o 4K)

Esperamos que todo lo que os hemos comentado a lo largo de nuestra publicación, os pueda ayudar a la hora de elegir ese monitor profesional que tanto os ayudará a sacar adelante vuestro trabajo diario.

Ir arriba