¿Puede un hotel bloquear nuestras conexiones de Internet?

Cuando nos alojamos en algún recinto alrededor del mundo, específicamente en el caso de hoteles, una de nuestras máximas preocupaciones puede tener que ver con el acceso a redes de Internet WiFi dentro del mismo para poder realizar tareas de trabajo, conversar con nuestros familiares, y a amigos. Sin embargo, así como sabemos que muchos hoteles nos cobran especialmente por este servicio, hay otros peores que si lo tenemos incorporado, nos lo prohíben.

Un caso que alerta al mundo

En efecto, este tipo de situaciones se han dado a conocer especialmente en las últimas horas, a partir de que se hizo famoso el caso del Marriott Gaylord Opryland Hotel en Tennesse, Estados Unidos, que no sólo cobraba a los usuarios de sus instalaciones por el servicio de Internet, sino que además les cortó todo tipo de comunicación a aquellos que por sus propios medios podían utilizar las conexiones que hubieran llevado consigo.

 Marriott Gaylord Opryland Hotel WiFi

Como consecuencia de este accionar, mínimo de mal gusto, es que ahora tendrán que hacerse cargo de una fuerte multa, considerando que han sido culpados de los cargos del caso, y tendrán que abonar una cantidad de 600.000 dólares a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC en sus siglas en inglés).

Esto, porque como los jueces de la instancia pudieron determinar gracias a las declaraciones de un sinfín de testigos voluntarios, los dueños del hotel deshabilitaron adrede las conexiones a Internet de las personas que usan sus instalaciones, con los que les obligaban a tener que contratar sus propias redes de WiFi, generando un ingreso extra.

Proteger las conexiones personales

Considerando que este hotel de alta reputación cobraba nada menos que 1000 dólares por acceder una empresa o un representante de ellas al servicio de Internet en sus habitaciones, debemos decir además que se aprovechaban el uso de un sistema de monitoreo que les permitía deshabilitar las conexiones personales sin que los usuarios pudieran saberlo, algo que claro está, es prohibido por las leyes internacionales.

¿Te parece justa la sanción de 600.000 dólares al Marriott Gaylord Opryland Hotel?

Fuente: The Wall Street Journal

Ir arriba