Probando el marco digital Telefunken DPF 9332

marco-digital-caja

Hoy vamos a probar un marco digital que, a priori, tiene muy buena pinta, es el Telefunken DPF9332, y, como lo primero es lo primero, os voy a enumerar las especificaciones, ahí van:

– Tiene una pantalla LCD de 8.4”, es decir, 21.3 cm (lo que viene siendo un palmo, más o menos)

– La pantalla en sí está retroiluminada vía LED.

– Resolución de 800×600

Memoria interna de 2 Gb.

WiFi 802.11 b/g.

– Rotación automática de las fotografías.

– Ficheros compatibles: JPEG, BMP/MP3, WAV/MPEG1, 4, Motion JPEG.

– Función de audio y vídeo.

– Es compatible con las tarjetas SD y SDHC, MMC, MS, XD y memorias USB.

– Tiene mando a distancia.

– Las dimensiones son 226x176x25 mm.

– Acceso a los álbumes de Picassa y Flickr.

marco-digital-componentes

Bien, con estas características, vamos a empezar con la prueba, a ver si todas funcionan como es debido.

Comencemos por el principio, desempaquetando vemos el sempiterno manueal de instrucciones, otro específico que nos indica como colgar el marco en la pared, y una práctica gamuza para limpiarlo. Un pasito más allá están el mando a distancia, pequeño y poco ergonómico, pero parece tener todo lo necesario, y el cargador a la red, así como el marco digital.

La primera impresión que me da es que es un marco bastante elegante, con un diseño atractivo, tiene todas las conexiones y botones en la parte posterior, con lo cual la parte frontal queda muy limpia y bien acabada.

También como primera impresión puedo indicaros el primer fallo que le veo: no veo por ninguna parte un cable USB para conectarlo al ordenador, sí, es una tontería, pero, corregidme si me equivoco, creo que todos estos dispositivos deberían disponer de todos los cables para conectarlos a los dispositivos.

marco-digital-frente

Ahora bien, procedemos a encenderlo, a primera vista el marco tiene una buena resolución y una temperatura de color correcta, con lo cual las fotos precargadas se ven bastante bien, pero claro, esto no sería una prueba si no ponemos nuestras propias fotos… así que sigamos trasteando…

Si presionamos Setup nos muestra todas las opciones, que son muchas, así que no las voy a enumerar todas, por no cansar al personal. Lo principal es que hay muchas opciones para la pantalla, para controlar su brillo, sensores, efectos y demás, y el mando a distancia funciona correctamente, por ahora, salvo el incidente del cable, todo es positivo. Otra opción que puede ser útil es que tiene un calendario incorporado, en el que van pasando las fotos cargadas, lo malo es que no podemos poner citas ni nada parecido en el calendario, que hubiera sido algo redondo.

Prosigamos, vamos a meterle un pincho USB lleno de fotos, a ver qué tal se comporta, tengo que decir que el pincho en cuestión es un poco maligno, ya que tiene un software especial, ¡a ver si puede con él!

En un primer momento reconoce el PenDrive, pero la verdad, no parezca que pueda con él, lo reconoce pero no tenemos acceso a las fotos y el marco se queda medio colgado, tendemos que probar otro modo.

marco-digital-trasera

Probamos con una tarjeta SD, y la reconoce perfectamente, es más, se pone a reproducir la foto ipso-facto, según veo, la resolución es realmente buena y las fotos se ven muy nítidas, además, en las fotos de orientación horizontal, se aprecia perfectamente que las fotos están en toda la pantalla, lo que da un muy buen efecto eso sí, la función de autorotación no funciona como es debido.

Hecha esta prueba, vamos a ver qué tal la sincronización con Picassa. Aquí hay un fallo realmente grave, ya que el marco digital no consigue conectar con ninguna WiFi, mientras que mi portátil detecta más de 10 posibles candidatas, incluida la mía propia, claro está.

Por último, toca hablar del precio, según Pixmanía, que es una referencia en cuanto a tienda de tecnología, vemos que el precio es de 129.99€.

marco-digital-funcionando

Y bien, como no podía ser de otra manera, el veredicto:

Por un lado, tengo que decir que el marco tiene cosas buenas y grandes posibilidades, incluso podemos vernos un poco abrumados por tantas funcionalidades y tipos de conexiones distintas. Además, las fotos se muestran realmente nítidas, que, a fin de cuentas, es lo primero que debe hacer un marco.

Por el otro, veo alguna que otra “promesa incumplida”, como los errores en la conectividad, el error al leer los Pen Drives o la falta de un cable USB para conectarlo al ordenador, y, la verdad, los tres los considero graves teniendo en cuenta el precio del equipo.

Total, mi veredicto es que es un marco que, si cumpliera con todo lo que dice en la caja, sería el marco perfecto, pero, visto lo visto, con los problemas que nos ha dado en la prueba, no creo que realmente valga lo que cuesta, teniendo otras ofertas mucho más económicas en el mercado (incluso de la misma marca) que hacen todo lo que este marco hace realmente bien, sin tener en cuenta las fallas que ha presentado, vamos, lo que suele conocer como “mucho arroz para tan poco pollo”

Ir arriba