¡Se acerca la crisis web! ¿Un colapso inevitable?

El avance de Internet en la vida cotidiana podría generar una crisis web y un colapso en las conexiones de fibra óptica, un grupo de científicos analiza qué medidas para evitar una crisis en la web

Fuente: Pixabay

Hoy en día usar Internet se ha convertido en algo casi tan natural como presionar un botón y que haya luz eléctrica o abrir el grifo y que salga agua. Es difícil imaginarse cómo sería el mundo sin Internet ahora que la red de redes se utiliza a nivel mundial para transferir todo tipo de datos e información importante para negocios, entretenimiento e información en general.

Por eso un grupo de físicos, ingenieros y empresas ligadas a la telecomunicación se reunirá en la Royal Society de Londres para analizar diferentes medidas que se pueden tomar para evitar una crisis web en el futuro.

¿Qué es la crisis web?

Se denomina crisis web a un fenómeno que haga colapsar la conectividad Internet como la conocemos hoy en día. La causa principal de la crisis web sería el incremento de la demanda de los usuarios que ha ido aumentando de forma exponencial desde hace 10 años. Basta con ver la velocidad de descarga por segundo para entender cómo ha crecido la red de redes. Hace 10 años la velocidad de transferencia de 2 megabits por segundo era considerada la más rápida, hoy hay países donde la conexión alcanza los 100 megabits por segundo.

Fuente: Pixabay

Además Internet ha cambiado mucho en 10 años, con la aparición de servicios de streaming, televisión a través de Internet y dispositivos móviles que exigen una infraestructura mucho más potente para garantizar conectividad a todos los usuarios en forma simultánea.

Hay que tener en cuenta que la información que se transmite a través de la fibra óptica sufre diferentes transformaciones cuando viaja de un lado a otro, y hoy en día estas redes están colapsando debido a la gran cantidad de información que se envía diariamente. Una posible solución sería agregar nuevas redes de fibra óptica para evitar el colapso pero no se trata de un procedimiento barato. El precio de instalar nuevos cables de fibra óptica se transferiría a los usuarios que podrían tener que pagar hasta el doble por el servicio, afectando entonces la cantidad final de clientes y haciendo que muchas empresas ya no consideren rentable el sector.

En la reunión de la Royal Society habrá diferentes temas de conversación y planes para empezar a trabajar en evitar la crisis web, sin embargo en declaraciones al periódico Daily Mail uno de los organizadores reveló que están llegando al punto en el laboratorio de no recibir más datos que una fibra óptica única.

La demanda de Internet está aumentando tanto que las predicciones para 2035 indican que se utilizarían todas las fuentes de alimentación en Gran Bretaña y como las empresas siguen enviando datos a través de la fibra óptica, puede que el límite de este tipo de conectivdad llegue incluso antes, en un lapso de 8 años.

El modelo de negocio en la mira

Desde la Royal Society sostienen que hay que empezar a pensar en un cambio en el modelo de negocio, es necesario sentarse a discutir con el público británico sobre ´lo que están dispuestos a cambiar en este modelo a cambio de un mejor rendimiento, porque todo indica que en algunos años Internet como lo conocemos hoy en día podría desaparecer.

Pero además de la conectividad Internet no es el único problema, también está la cuestión de la energía. Para poder usar los ordenadores necesitamos energía, y ese es otro de los campos donde habrá falencias en el corto plazo. El servicio web utiliza el mismo porcentaje de energía que la industria aérea, cerca de un 2% de la totalidad del consumo energético de un país desarrollado. Este porcentaje solamente se refiere a la transferencia de datos, luego hay que agregar el consumo energético de ordenadores, televisores conectados a Internet y smartphones, llegando a un 8% del total de producción energética de una nación.

En Gran Bretaña solamente se está consumiendo el 16% de energía en el uso de Internet, una tasa que se está duplicando cada 4 años. Además las tres principales operadoras de telecomunicaciones representan un 3% del consumo energético, un equivalente a 3 centrales nucleares funcionando a la vez.

La reunión en la Royal Society se llevará a cabo el próximo 11 de mayo y los expertos debatirán abiertamente sobre las medidas que se pueden tomar para evitar la crisis web y el colapso de la fibra óptica, un cambio que podría aparejar grandes problemas en la economía mundial y en el modo de vida de millones de personas en todo el mundo que han adoptado Internet como una forma más de comunicarse con amigos y familia a través de una tecnología que está allí, siempre presente, o al menos eso se pensaba hasta ahora.

Ir arriba