La continuidad digital en la empresa

En los últimos años, el concepto de la continuidad digital en la empresa está adquiriendo cada vez más importancia. En efecto, las compañías manejan un ingente número de datos e informaciones (clientes, direcciones, contactos comerciales, albaranes…) que, en virtud de la evolución de la tecnologías de almacenaje de datos, corren riesgo de quedar atrapadas en formatos obsoletos, ser corrompidas por virus informáticos o, simplemente, de desaparecer.

la continuidad digital en la empresa

La continuidad digital trata de ofrecer la posibilidad de que la información esencial para una compañía permanezca consultable e interpretable por los profesionales en cualquier momento, independientemente del momento en el que ésta información fue creada originariamente.

La clave de esta tecnología se fundamenta en que los datos:

  • Se encuentren a voluntad.
  • Se abran a voluntad.
  • Se pueda trabajar con ellos a voluntad.
  • Sean perfectamente consultables.
  • Sean fiables.

Por ejemplo, la empresa de consultoría en inteligencia, internacionalización de empresas y ciberseguridad, H4dm, ofrece servicios de continuidad digital en colaboración con el Máster en Archivos, Gestión de Documentos y Continuidad Digital de la Universidad Carlos III de Madrid. Este servicio pretende ayudar a las empresas y entidades a controlar, organizar y preservar sus datos e informaciones importantes en el entorno digital, de cara a que puedan ser consultados en todo momento.

Los servicios de continuidad digital tienen que permitir que los datos que resultan esenciales para la marcha de la empresa sean usables, completos, disponibles, y comprensibles. Un estudio reciente de la firma BUS Bureau of Labour Statistics apuntaba que cerca del 95% de las empresas que pierden datos fundamentales (directamente o por confiar su almacenaje a soportes obsoletos, sobreescritura de archivos, virus informáticos y malware…) terminan cerrando sus puertas antes de cinco años.

De acuerdo con los últimos informes, la información digital que se crea en el mundo crece cada año alrededor del 30%. Eso hace imprescindible desarrollar nuevos sistemas y tecnologías orientadas a proteger dicha información para que, así, pueda ser transformada en verdadero conocimiento. Al fin y al cabo, la información es uno de los principales activos de una compañía.

Ir arriba