Taylor Swift: el caso más emblemático de branding artístico​

La cantante Taylor Swift se ha convertido en el verdadero ícono del branding artístico. Para el socio director de Comuniza, Javier Velilla, es un claro ejemplo de caso de éxito de cómo deber realizarse una perfecta marca personal.

Taylor Swift pasó de ser una joven estrella del country a una exitosa artista pop, demostrando una amplia versatilidad que ha sorprendido a críticos y fanáticos por igual.

Para entender su éxito, es importante conocer como es la relación con sus fans: el 21 de mayo de este año, cantó durante tres horas y media bajo la lluvia, en el Gillete Stadium – Massachusetts, solo por no decepcionarlos. 

Swift ha demostrado que es posible mantener una identidad coherente mientras se experimenta con diferentes estilos musicales. Esto es esencial en la construcción de una marca personal sólida, cuenta Javier Velilla, Socio Director de Comuniza, agencia especializada en branding.

Una de las características distintivas de Swift es su participación activa en la toma de decisiones relacionadas con su carrera y su imagen pública. «Taylor es una artista que ha tomado el control de su narrativa», afirma Velilla. «Ella no solo crea música, sino que también es una voz influyente en temas que van desde la igualdad de género hasta la propiedad de derechos de autor. Esto le ha permitido conectar profundamente con su audiencia y construir una marca basada en autenticidad y valores».

Además, la importancia de la colaboración también es relevante en el contexto de Taylor Swift y su carrera. A lo largo de su trayectoria, Swift ha demostrado la capacidad de aprovechar la colaboración de diversas maneras para impulsar su marca y su éxito en la industria de la música

“Las colaboraciones también han sido importantes para su crecimiento continuo como artista y para la construcción de su marca personal. Le han permitido diversificar su presencia en el mercado, llegar a nuevos públicos y mantenerse relevante a lo largo de los años”, informa Javier Velilla. Y finaliza: “ha sido embajadora de marcas importantes como Diet Coke, Apple Music y Keds. Estas colaboraciones no solo han aumentado su visibilidad, sino que también le han proporcionado importantes ingresos y oportunidades de expansión de su marca.”

Numerosos artistas han fusionado su imagen con grandes marcas, consolidando asociaciones beneficiosas para ambos. Por ejemplo, Beyoncé ha colaborado con Adidas y Travis Scott con Nike. Estas alianzas en el mundo de la moda y el calzado deportivo les han brindado la oportunidad de expandir su base de seguidores, incrementar su visibilidad y aventurarse en nuevos ámbitos comerciales. En esencia, maximizan su marca personal al tiempo que añaden valor y profundidad a las marcas con las que colaboran.

Así, el éxito continuo de Taylor Swift, tanto en ventas de álbumes como en giras, respalda su enfoque en la construcción de una marca artística sólida y duradera. Su habilidad para reinventarse y mantenerse relevante a lo largo de los años la convierte en un caso ejemplar en el mundo del branding artístico, y un referente para artistas emergentes y establecidos por igual.

Taylor Swift y la construcción de una marca feminista

La construcción de una marca feminista por parte de Taylor Swift es un aspecto destacado de su evolución como artista y figura pública. A lo largo de su carrera, Swift ha demostrado un compromiso continuo con la igualdad de género y ha utilizado su plataforma para promover el empoderamiento de las mujeres y abordar cuestiones feministas.

En muchas de sus canciones, Swift aborda temas relacionados con el feminismo, la autonomía de las mujeres y las relaciones. También su enfrentamiento con compañías discográficas y plataformas de transmisión ha contribuido a sensibilizar sobre la importancia de que las mujeres reciban un trato justo y equitativo en la industria del entretenimiento.”, explica Javier Velilla, Socio Director de la compañía de branding española, Comuniza.

Cabe destacar, que la artista ha apoyado públicamente el movimiento #MeToo y ha expresado su solidaridad con las mujeres que han denunciado el acoso sexual y la discriminación en la industria del entretenimiento y más allá. Su participación en estas conversaciones ha ayudado a aumentar la conciencia sobre estas cuestiones y ha fomentado un diálogo importante.

“La narrativa de Taylor Swift es inclusiva y diversa, lo que se alinea con los valores del feminismo. En su música y en sus declaraciones públicas, aborda las experiencias de mujeres de diferentes orígenes y orientaciones. Esto refuerza la importancia de la inclusión en el branding feminista, ya que todas las mujeres deben sentirse representadas”, informa el experto en comunicación y branding.

Al fin y al cabo, la forma en que Taylor Swift ha incorporado el feminismo en su propia marca personal ilustra cómo las marcas pueden abrazar y promover el feminismo de manera auténtica y efectiva“La coherencia, la inclusión, la acción y la participación en conversaciones relevantes son elementos clave en el branding de marcas dentro del contexto del feminismo, y Swift proporciona un ejemplo valioso de cómo llevar a cabo estas estrategias de manera exitosa”, finaliza Velilla.

Últimos artículos

Scroll al inicio