Las virtudes del eBook

sony-ereader

No he podido resistirme a escribir este post desde que leí hace un par de días la entrada del periodista Enrique Meneses. Y es que aunque estoy algo dividido en las opiniones en cuanto a eBooks se refieren, no dejo de pensar en lo que Enrique ha comentado sobre las virtudes del libro electrónico. Y es que la verdad es que me gusta cargar en la mochila con un libro de lectura, pero siendo un apasionado de la tecnología, llevar un eReader encima tampoco me disgusta, además de poder seleccionar en todo momento, qué título comenzar ese día.

Dejando a un lado mi opinión al respecto, Meneses nos plasma una serie de atributos positivos que tendría este nuevo formato de lectura. Para empezar, un tema bastante importante y que muchos de los puristas obviamos al dar nuestra opinión: dejaríamos a nuestros árboles en paz, que buena falta les hace.

libreria

Por otra parte, nos ahorraría espacio en casa. Sí, sí, como lo oyes, no dependeríamos de una biblioteca física, sino tenerla completamente virtual y almacenada tanto discos duros como en tarjetas de memoria, que al fin y al cabo, en un solo cajón, podríamos guardar muchas bibliotecas juntas.

La industria del libro tampoco debe verse perjudicada por ello, al contrario, es adaptar el negocio a los tiempos que corren y distribuir todo su elenco de títulos disponibles en la red. Vamos, que se note que vivimos en pleno siglo XXI, aunque para ello, muchos cambios en la sociedad deben haber antes que este aislado tema.

mochila_libros

Y por último y no menos importante por ello, sino que muy al contrario, si nos remontamos a nuestros tiempos de colegiales, recordaremos lo que es cargar día sí y día también con numerosos libros a la espalda a lo que debíamos sumar las libretas pertinentes. Con un eReader, el tema de la carga de libros en la mochila y supuestos problemas de espalda de los niños/-as, estaría resuelto. Un sólo equipo donde almacenar todos los libros de diferentes temáticas a tratar. Es más, ya tendrán tiempo de ejercitar bien o mal su espalda cuando sean adultos, por el momento, déjales disfrutar de la educación sin un solo momento de agobio.

Vía: Bitácoras

Ir arriba