Nuevo espionaje telefónico de Estados Unidos

Estados Unidos vuelve a estar envuelto en denuncias de espionaje telefónico, en este caso mediante el uso de aviones equipados con falsas antenas de telefonía. El debate sobre la privacidad de los ciudadanos vuelve a estar en el eje de la cuestión en un momento en que Barack Obama no recibe un apoyo importante en su gestión.

Un nuevo informe sostiene que los U.S. Marshals habrían utilizado aviones con falsas antenas de telefonía para recoger y espiar la información de los teléfonos móviles de millones de ciudadanos estadounidenses, toda esta recolección de datos sin autorización ni permiso expreso de los involucrados.

Fuente: TheWallStreetJournal

Un plan que lleva años

De acuerdo al informe la orden de realizar este tipo de espionaje partió del mismo Departamento de Justicia de Estados Unidos y se emplea desde 2007. Las señales piratas están instaladas en aviones Cessna que sobrevuelan diferentes ciudades capturando la información que transmiten los usuarios al conectarse a estas redes.

Los números de identificación de los terminales se almacenan para su uso en futuros procesos criminales, sin embargo es un nuevo caso de espionaje porque no había ninguna autorización por parte de los usuarios, que estaban siendo víctimas de un engaño promovido por su propio gobierno.

Las falsas antenas del gobierno estadounidense aprovechan la capacidad de los teléfonos móviles actuales de conectarse a las redes con señales más fuertes. El acceso a los datos identificativos entonces estaba garantizado incluso en teléfonos con mecanismos de cifrado de información. El gobierno de Estados Unidos ni siquiera requirió de la colaboración de los operadores de telefonía.

En la nota del diario The Wall Street Journal también destacan que a causa de estas falsas señales de telefonía se podrían haber interferido numerosas llamadas, un caso más de espionaje que traerá escándalo luego de lo que sucedió con las declaraciones de Edward Snowden en 2013.

Ir arriba