La tecnología “in-memory” puede revolucionar las empresas

4

En épocas donde los cráneos de las compañías multinacionales más importantes del mundo luchan para manejar lo que se denominan “grandes datos”, es decir, la capacidad de gestionar una cantidad cada vez mayor de información generada por las aplicaciones empresariales, los dispositivos GPS, las redes sociales y los teléfonos inteligentes, la tecnología “in-memory” podría ser la respuesta definitiva de todos ellos al actual sistema, aunque claro, muy poca gente sabe de qué se trata.

La cuestión es que luego de un sinfín de análisis, los conocedores de la industria financiera coinciden en que esta tecnología de computación, que fuera presentada ya por algunas empresas en los pasados meses, ha ayudado considerablemente a a hacer frente a ese problema mediante la recopilación de grandes cantidades de datos en algo que se llama memoria de acceso aleatorio, o “RAM”, la cual produce un quiebre debido a que no tiene las limitaciones de tamaño de los discos duros tradicionales.

De esa manera, mediante el desarrollo “in-memory”, los usuarios, que en este caso son ni más ni menos que las compañías más importantes del mundo, pueden acceder y analizar datos en tiempo real de forma instantánea y en cualquier nivel de detalle. De hecho, estas primeras firmas que han acudido a ella, ostentan un manejo mucho más exitoso de sus datos.

Sin ir más lejos, uno de los sectores que está tomando ventaja en este sector de la industria tecnológica es el de los servicios públicos. Esto es justamente porque son las que más obligadas se ven todo el tiempo a lidiar con la necesidad de leer y acceder a millones de datos a diario.

Los desarrolladores de este sistema estiman que, conforme más hogares están equipados con medidores inteligentes que transmiten información nueva cada 15 minutos, será más sencillo para estas compañías analizar miles de millones de datos de estos medidores en segundos.

Entonces, la tecnología “in-memory” entra en acción para tomar los datos en tiempo real y devolver esta información a los usuarios para que puedan comprender mejor sus patrones de consumo de energía y cambiar su comportamiento con el fin de conservar energía y ahorrar costos.

Ir arriba