Tox, la alternativa a Skype en tiempos de espionaje

Mucho hemos hablado recientemente de los escándalos de espionaje conocidos en todo el mundo, y aunque las situaciones más conocidas tuvieron su epicentro con respecto al Gobierno de Estados Unidos -eso sí, con usuarios de todo el mundo- también China ha admitido haber incurrido en estas prácticas, y lo que es peor, utilizando para ello, principalmente, un programa en el que todos nosotros confiamos, Skype.

El caso es que este software de videoconferencias desarrollado ni más ni menos que por Microsoft, ha sido uno de los que brindó mayor cantidad de información y datos privados de los usuarios a las autoridades del país asiático, y por eso una enorme cantidad de usuarios han mostrado su disgusto con la empresa, buscado alternativas en el mercado para dejar de lado su uso.

Tox

Justamente, como por arte de magia, es que ha surgido a lo largo de esta semana la publicidad de un nuevo software de videoconferencias, denominado Tox, el cual en principio estaba disponible para Linux, pero que pronto saldrá también para Windows, y que según sus creadores, funciona del mismo modo exactamente que Skype, aunque claro, con la salvedad de que no hay que tener miedo de que nuestros datos sean divulgados.

Ellos mismos se han estado vendiendo en estas semanas, a través de un comunicado de bienvenida a los posibles nuevos usuarios, en el que explican que “el crecimiento de los programas de monitoreo del gobierno, Tox es una aplicación fácil de utilizar que permitirá conectarse con familiares y amigos sin que alguien más esté escuchando”, lo que obviamente resulta más que atractivo al público.

Por lo que se sabe hasta ahora, Tox se plantea como una de las principales alternativas en el mercado a Skype, considerando que como decíamos sus funciones son prácticamente las mismas, pero que posee un grado de seguridad mucho más alto. Sólo el tiempo dirá si desde su lanzamiento logra constituirse como una real amenaza para Skype en el reino de los programas de videoconferencias.

Ir arriba